La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Últimos artículos

Balaguer, R. (2014). Persona-más-Google.  

Un estudio de caso exploratorio de la aproximación a la información que realizan   estudiantes de Primer Ciclo de Secundaria en un centro educativo privado en Montevideo. Tesis de Maestría. Univ. ORT, Uruguay. Disponible en: http://bibliotecas.ort.edu.uy/bibid/77175


Balaguer, R. (2013). Educar ciudadanos digitales. En: 5 pilares para la educación de tus hijos. Montevideo: Montevideo College. Disponible  en: http://www.montevideocollege.com.uy/sitio/index.php?mod=ebook&func=init

 


 Balaguer, R. (2013). Modelos 1 a 1 y los     nortes necesarios que deben guiar nuestras acciones. RELPE. Disponible  en: http://www.relpe.org/ultimasnoticias/modelos-1-a-1-y-los-nortes-necesarios-que-deben-guiar-nuestras-acciones/


Presentación TEDX Montevideo 2012

Cultura Digital

Mostrar más de la cuenta

Publicado 28/08/2014
Lea toda la publicación »

Redes y vínculos en Colegio Jean Piaget

Publicado 28/08/2014

Jean PiagetJean Piaget

Lea toda la publicación »

Construyendo Ciudadanía Digital

Publicado 28/08/2014
Lea toda la publicación »

Identidad digital

Publicado 28/08/2014

Lea toda la publicación »

Entrevista en Observador TV

Publicado 27/08/2014

Lea toda la publicación »

(El Observador, 30/03/2014)

Publicado 27/08/2014

Participación activa

El psicólogo y experto en redes sociales Roberto Balaguer dijo a El Observador que la conducta de los votantes no es para nada extraña y tiene que ver, en buena parte, con el desarrollo de internet.

“Hay cierta relación inversamente proporcional en la evolución de la participación en las redes y en los actos públicos. Hay una mayor participación en internet que hace cuatro años porque la gente siente que participa con el mero hecho de comentar o compartir un artículo. Lo toman como una participación activa”, señaló Balaguer. El experto señaló que la gente reserva su presencia en la calle para eventos muy particulares. “Antes la única forma de estar era la presencia física. Ahora darle ‘compartir’ a una invitación en la web es igual a repartir miles de volantes en las calles”, sostuvo.

En ese sentido, observó que la actual generación de políticos pertenece a una “época muy presencial” y tal vez deberían entender que a los actos callejeros se debe echar mano en situaciones muy especiales.

 

La nota completa

Lea toda la publicación »

Proyecto Blue skies

Publicado 19/08/2014

Seleccione aquí para descargar el libro completo

Seleccione aquí para descargar el libro completo (PDF)

Colección de artículos cortos escritos por líderes de opinión

Lea toda la publicación »

Nombre de la nueva publicación

Publicado 19/08/2014

Estudiantes y Google: Los nuevos alumnos de la sociedad informacional

 


Roberto Balaguer Prestes

¿De qué modo cambia la educación superior cuando nos damos cuenta de que la sociedad-red donde actualmente vivimos transforma nuestra concepción acerca del conocimiento, de sus formas y de sus canales de difusión?

¿Cómo afecta que el conocimiento centrado en expertos esté ahora inmensamente más distribuido y sea accesible desde los propios hogares, desde el pequeño box de Google, desplazando los tradicionales espacios físicos de la educación como centros depositarios del saber? Podríamos continuar con una variedad enorme de preguntas que suponen, acertadamente, que hemos virado de una economía de escasez de información a una de saturación o, como se ha denominado también, de infoxicación.

El diluvio informacional, al decir de Roy Ascott, ha llegado para quedarse. Castells (1997) denomina informacionalismo al paradigma tecnológico actual, es decir, el contexto sustituto del industrialismo que tuviera su apogeo en el siglo xx. Hoy abundan los lugares comunes de análisis de estas situaciones que, a veces, pierden de vista a los alumnos de carne y hueso, quienes habitan las aulas tanto materiales como virtuales. El propio concepto de “nativos digitales”, tan en boga en el discurso, muchas veces opera como un elemento obturador del pensamiento, ya que tiende a naturalizar la relación entre jóvenes y tecnología (Gordo López, 2007; Balaguer y Canoura, 2010), cuando en realidad tal relación es cultural y social.

En el centro de nuestra última investigación se encuentran los procesos de búsqueda de información que, en la actualidad, llevan a cabo los estudiantes en el ámbito de Internet. Observamos que la tecnología está disponible casi para todos. La primera brecha digital, de acceso, poco a poco va cediendo y en prácticamente todos los estratos socioeconómicos los jóvenes logran cierto nivel de acceso a la tecnología. ¿Basta con esto para lograr que la educación se acerque al paso de cambiar el mundo? Desde luego que nuestra respuesta es negativa. El acceso es condición necesaria, pero no suficiente. Esta es la primera brecha, pero hay una segunda brecha tan importante como la original, que tiene que ver con los usos efectivos que se hacen de esa tecnología. Ahí el panorama es bastante diferente.

Los usos que se suelen hacer de las tecnologías disponibles son bastante utilitarios y limitados en relación con lo posible, tecnológicamente hablando. Es un deber de la educación superior entender mejor y más profundamente por qué solo algunos pocos alumnos son capaces de generar autonomía en la red y beneficiarse con los avances tecnológicos en su proceso educativo. Si queremos que la tecnología impacte fuertemente en la educación superior, debemos comprender por qué pocos estudiantes utilizan los tutoriales, acceden a los blogs y generan comunidades de aprendizaje a través de Twitter y del resto de las herramientas digitales que hoy están ahí, disponibles.

Los denominados MOOC (Massive Open Online Courses), un tipo de curso online a gran escala y de acceso gratuito vía Web, que se basa precisamente en la autonomía del alumno, estuvieron muy de moda durante el año 2012. Pero nos preguntamos lo siguiente: ¿Para generar espacios autonómicos como esos hay que generar un perfil de estudiante que sea autónomo, o bien, basta con proveerle de materiales para ello, generando así un círculo virtuoso (la deseada autonomía)?

El panorama general del estudiantado parece algo distinto del que encontramos en esos cursos. La mayoría de los alumnos parecen tener respuestas automáticas frente a algunos pedidos institucionales. Simplemente se dirigen a Google, sin pasar de la segunda página en su búsqueda, y eligen (sin mayores criterios aprendidos de sus docentes) los sitios donde aparece información relativa a la cuestión a abordar en el trabajo académico. Accesibilidad inmediata, cómoda, que responde a los pedidos institucionales de búsqueda de información para el aula o de generación de proyectos académicos. Así se soluciona la demanda institucional sin mayor esfuerzo. Y a veces a través de sitios que ofrecen “construir” las tesis vía Web, a cambio de un pago.

En líneas generales, los profesores no cuestionan las prácticas pedagógicas que inducen a sus alumnos al “copio y pego” y a la automatización. Se sienten ajenos a esas prácticas y no cuestionan el plagio continuado. Ponen el énfasis en la forma de resolver la situación que encuentran esos alumnos reactivos a los pedidos y con poca autonomía. No ponen en entredicho si, por ejemplo, las prácticas de búsqueda de información tienen aún sentido en un contexto de saturación de información.

La tecnología digital constantemente forma parte de la ecología del estudiantado. Es algo que observamos a lo largo de nuestras investigaciones y la de colegas en todas partes del mundo, y que nos ha llevado a concebir al alumno como unido cognitivamente a Google, que sigue siendo la referencia por excelencia a la hora de la búsqueda de material online. Los estudiantes se piensan “con Google” y eso tiene efectos cognitivos. Es el gran almacén de la memoria, llevando a la práctica la idea de una “mente colectiva” o al menos de una pareja inseparable con el alumno. Información, cultura y conocimiento se confunden, a decir de Cassin (2007), cuando denuncia el monopolio de Google en el ámbito de la sociedad informacional. No obstante, lo cierto es que nos hemos acostumbrado a estructurar nuestras memorias de una forma diferente a como solíamos hacerlo. Más que centrados en la propia información nos hemos ido desplazando a pensar dónde se encuentra esa información relevante, y ese dónde está pautado por Google.

Por momentos, pareciera ser que la única forma de manejarse exitosamente en la incertidumbre y el diluvio informacional es a través del deslizamiento, el escaneo, y esa parece ser la postura estudiantil inconsciente, no aprendida e intuitiva. Pero, ¿cómo conciliamos este modo de manejo subjetivo, propio de la era digital, con el saber académico y con sus prácticas tradicionales? ¡Menudo desafío tiene por delante la educación superior!

 

Roberto Balaguer Prestes

Psicólogo clínico. Postgrados en Psicoterapia y en Educación (Universidad de la República de Uruguay y Universidad de Minnesota).
Docente en la Universidad Católica. Se desempeña como asesor en educación para Plan Ceibal (OLPC en Uruguay) y como coordinador del programa Link.spc en St. Patrick´s College. Como investigador y consultor en TICs y educación ha dictado múltiples talleres y conferencias en Latinoamérica y España. Es autor de artículos en revistas especializadas y de varios libros sobre temas de cibercultura.
Referencias

Balaguer, R. (2003) Internet: Un nuevo espacio psicosocial, Montevideo: Trilce. (2012). La nueva matriz cultural. Claves para entender cómo la tecnología

moldea nuestras mentes, Montevideo: Pearson Foundation Castells.

Balaguer, R., Canoura, C. (2010). Hiperconectados. Guía para la educación de nativos digitales, Montevideo: Santillana.

Cassin, B. (2007). Googleame. La segunda misión de Estados Unidos, Buenos Aires FCE.

Castells, M. (1996). The Rise of the Network Society, The Information Age: Economy, Society and Culture, Vol. I. Cambridge, MA; Oxford, UK: Blackwell.

Gordo-López, A. (2007). Jóvenes y cultura messenger. Tecnología de la información y la comunicación en la sociedad interactiva, Madrid: FAD.

Perkins, D. (2001).“La persona-más: una visión distribuida del pensamiento y el aprendizaje”, en Salomon, G. Cogniciones distribuidas. Consideraciones psicológicas y educativas, Buenos Aires Amorrortu.

 
 
 
 
 
 
 
Lea toda la publicación »

Una nueva etapa comienza

Publicado 20/03/2012

2014...2014...

 

A partir de este año 2014 he comenzado a publicar en este blog asociado a mi  página web renovada.

Este nuevo blog tendrá contenidos similares a los que publicara entre los años 2007 y 2012 en mi primer blog llamado  Vidasconect@das.

 

Bienvenidos nuevamente a este espacio dedicado a pensar la cultura digital y compartir experiencias, artículos, novedades sobre Cibercultura.

 

Tenológico de Monterrey, Puebla, MéxicoTenológico de Monterrey, Puebla, México

Lea toda la publicación »